martes, 17 de abril de 2007

Un espacioso hopital de locos


Vuélvanse, pues, los filósofos a sus guardillas, y dejen rodar la bola del mundo por esos aires de Dios, de modo que a fuerza de dar vueltas se desvanezcan las pocas cabezas que aún se mantienen firmes, y todo el mundo se convierta en un espacioso hospital de locos.
Cartas Marruecas, De Gazel a Ben-Beley

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: