domingo, 10 de febrero de 2008

Me marchitaré


Una rosa soñaba día y noche con la compañía de las abejas, pero ninguna venía a posarse en sus pétalos.

Cierta noche, conociendo la soledad de la rosa, la luna preguntó:

- ¿Tú no estás cansada de esperar?
- Quizás. Pero tengo que seguir luchando.
- ¿Por qué?
- Porque si no me abro me marchitaré.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: