lunes, 28 de marzo de 2011

A las cuatro de la tarde


Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser feliz. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentire. A las cuatro me sentire agitado e inquieto, descubrire así lo que vale la felicidad.

El principito

2 comentarios:

  1. EL PRINCIPITO, LO ADORO :)
    Me encanta leerte.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Irene, gracias! :)

    Uno de los imprescindibles, El Principito, y también uno de mis favoritos.

    ResponderEliminar

Háblame: