jueves, 19 de enero de 2012

La métrica del 19


Por favor, tome la calle principal de la ciudad, siga recto, al fondo, junto a la fuente, gire a la derecha. Es el número 19. ¿Sabe cuál, no?  Quién no conoce esa calle... su nombre tiene 19 letras. Curioso, ¿no? Le diré que voy a ver a una chica que lleva 19 años viviendo en esta ciudad y hoy será la 19 vez que nos vemos.

No tenga prisa... a estas horas los 19 semáforos que hay para llegar allí son como un carnaval de colores. Me gustan.

Me he fijado que su matrícula acaba en 19. Y fíjese, mire el reloj, ya son las 19 horas. Me gusta tanto ese número. Solo faltaría que yo tuviera 19 años, pero eso ya sería demasiada casualidad... -sonrió tímidamente bajo su abrigo- Y sin decir nada más continuo el viaje en taxi.

- Ya hemos llegado.
- Perfecto, ¿cuánto le debo?
- Que extraño, son 19 euros, justos.
- Hágame caso, hoy es un buen día, salga a celebrarlo.

eme

4 comentarios:

  1. Vale la pena vivir aunque sea sólo para disfrutar unos de estos días. Simplemente precioso :)

    ResponderEliminar
  2. No sé que tendrá este fragmento, pero al rato de leerlo salí a comprar unas verduras y cuánto crees que tenía que pagar? $19,91, jajaja, a jugarlo a la lotería me dijo la señora verdulera! ;O
    Causalidad!

    ResponderEliminar
  3. Wooow! En serio? Que casualidad, pues ya sabes puede ser tu número de la suerte :)

    ResponderEliminar
  4. Tienes un agradable lado izquierdo, eme :)

    ResponderEliminar

Háblame: