jueves, 6 de septiembre de 2012

Que duela luego es su victoria


Graham Roumieu

No nos pidamos groseras garantías.
Que dure un día, un año, un mes
es lateral en el amor
que se acabe es su precio
que duela luego es su victoria.

Seamos servidores del amor
y jamás sus contables
cierto que viene para irse
como nosotros
como nosotros…

Félix Grande

2 comentarios:

  1. Se comienza a hacer el amor con la mirada y la voz. Y cuando esto resulta insuficiente, se continúa con cada una de las neuronas, con cada nervio, con cada arteria, con el calor de los labios, con la ternura de las yemas de los dedos, con la ansiedad de las uñas, con la humedad cristalina de la punta de la lengua y, finalmente, se hace el amor con cada trozo de recuerdo, con cada sístole del corazón, con cada diástole, con cada frustración y deseo.

    — Carlos Chávez Toro

    ResponderEliminar

Háblame: