jueves, 31 de enero de 2013

Ella no sabe quién soy yo


El hombre sonrío y le dijo: Ella no sabe quién soy yo, pero yo todavía sé muy bien quién es ella.

La historia terminaba con esta hermosa reflexión: "El verdadero amor no se reduce a lo físico o a lo romántico; el verdadero amor es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya nunca podrá ser."

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: