jueves, 30 de enero de 2014

Escuchar es lo más peligroso


La lengua en la oreja es también el beso que más convence a quién se muestra reacio a ser besado, a veces no son los ojos ni los dedos ni labios los que vencen la resistencia, sino sólo la lengua que indaga y desarma, la que susurra y besa, la que casi obliga. Escuchar es lo más peligroso, es saber, es estar enterado y estar al tanto, los oídos carecen de párpados que puedan cerrarse instintivamente a lo pronunciado, no pueden guardarse de lo que se presiente que va a escucharse...

Corazón Tan Blanco, Javier Marías

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: