jueves, 2 de julio de 2009

Como la carta de amor de un preso

Aaron&Rosie
Extraño como un pato en el Manzanares,
torpe como un suicida sin vocación,
absurdo como un belga por soleares,
vacío como una isla sin Robinson,
oscuro como un túnel sin tren expreso,
negro como los ángeles de Machín,
febril como la carta de amor de un preso…


[Y esta es la última entrada que te dedico
y ya no te vuelvo a molestar.
Que mis orejas de loba vuelven a asomar
entre mi pelo]

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: