viernes, 13 de noviembre de 2009

Cestas silvestres de besos


Ahora, ahora también, pequeña, me traes madreselvas,
y tienes hasta los senos perfumados.
Mientras el viento triste galopa matando mariposas
yo te amo, y mi alegría muerde tu boca de ciruela.

Mis palabras llovieron sobre ti acariciándote.
Amé desde hace tiempo tu cuerpo de nácar soleado.
Hasta te creo dueña del universo.
Te traeré de las montañas flores alegres, copihúes,
avellanas oscuras, y cestas silvestres de besos.

Extracto Poema 14, Pablo Neruda

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: