martes, 24 de noviembre de 2009

Nada, ni el peso de todas las estrellas



Cuando el corazón señala una dirección, nada, ni el peso de todas las estrellas, puede borrar ese camino.

El pastor y el camello, Paulo Cohelo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: