viernes, 27 de agosto de 2010

Somos una luz cegadora



Somos demasiados y no podrán pasar por encima de los años que tuvimos que callar, por los libros prohibidos y las entradas secretas...
Por todos los que un día se atrevieron a gritar que la Tierra era redonda y que había algo más que dragones y abismos donde acababan los mapas...
Por las noches de vacío cuando te ibas a dormir, esperando que la suerte vuelva a sonreir, con los ojos abiertos esperando un milagro...
Siento que llegó nuestra hora; esta es nuestra revolución...


Somos una luz cegadora, fuerte, más brilante que el sol.


Revolución, Amaral

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: