miércoles, 27 de octubre de 2010

Mejor matar que amar



Me alegra la noticia de la condena del príncipe saudí Saud Abdulaziz bin Nasser al-Saud por el asesinato de su sirviente y sobretodo amante. Éste ha sido condenado por un tribunal de Londres a cadena perpetua y por ello pasará al menos 20 años en la cárcel.

Pero esta noticia revela otra mucho peor y es que este príncipe hubiera sido condenado a muerte en Árabia no por asesinato sino por ser homosexual.

Me parece algo tan increíble, tan fuera de lugar, tan incoherente y por supuesto intolerable. Y me viene a la cabeza la frase del militar gay que dijo: "Cuando estaba en el ejército, me dieron una medalla por matar a dos hombres y me echaron por amar a uno". Así de triste es, donde parece pesar más con quien compartas tu vida que lo que hagas con ella.

El súmun del absurdo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: