viernes, 16 de diciembre de 2011

Espejos



Y los espejos, cabrones, 
en vez de consolarme con mentiras más o menos piadosas, 
me sostenían cruelmente la mirada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: