lunes, 17 de diciembre de 2012

En la cama se cuenta todo



“También son transmitidos los hechos y los pensamientos de los demás, que nos los han confiado privadamente, y de ahí la frase tan corriente que dice: “En la cama se cuenta todo”, no hay secretos entre quienes la comparten, la cama es un confesonario. Por amor o por lo que es su esencia - contar, informar, anuncia, comentar, opinar, distraer, escuchar y reír, y proyectar en vano - se traiciona a los demás, a los amigos, a los padres, a los hermanos, a los consanguíneos y a los no consanguíneos, a los antiguos amores y a las convicciones, a las antiguas amantes, al propio pasado y a la propia infancia, a la propia lengua que deja de hablarse y sin duda a la propia patria, a lo que en toda persona hay de secreto, o quizá es de pasado. Por halagar a quien se ama se denigra el resto de lo existente, se niega y execra todo para contentar y reasegurar a uno solo que puede marcharse, la fuerza del territorio que delimita la almohada es tanta que excluye de su seno cuanto no está en ella, y es un territorio que por su propia naturaleza no permite que nada esté en ella excepto los cónyuges, o los amantes, que en cierto sentido se quedan solos y por eso se hablan y nada callan, involuntariamente.” 

Corazón tan blanco, Javier Marías

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: