lunes, 24 de diciembre de 2012

No dejes que te impidan galopar


Más vale que no tengamos que elegir 
Entre el olvido y la memoria, 
Entre la nieve y el sudor. 
Será mejor que aprendas a vivir 
Sobre la línea divisoria 
Que va del tedio a la pasión. 

No dejes que te impidan galopar 
Ni los ladridos de lo perros 
Ni la quijada de caín.


Esta boca es mía, Sabina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Háblame: